transporte en frío
jun. 14 2019

Verano, la estación clave del transporte en frío

El verano está a la vuelta de la esquina, tan sólo quedan 7 días para que sea oficial. Y aunque cada año se retrasa más su efecto, la subida de temperaturas es algo que siempre podemos esperar. Este grave cambio en el termostato influye en el mantenimiento de la “cadena del frío” y el transporte en frío.

El transporte en frío cuando hace calor

Para que se mantenga la temperatura de alimentos, plantas, flores o medicamentos en el transporte, existen distintas variables a tener en cuenta. Uno de ellos es las características del vehículo, ya que podemos encontrarlos equipados con un equipo frigorífico, o bien ser un vehículo “refrigerante“. El equipo frigorífico de un vehículo funciona como una nevera tradicional, mientras que el refrigerante es un vehículo que funciona como acumulador de frío en sí mismo.

Alguien ajeno al sector vería el equipo frigorífico como la opción más lógica por cercanía a su concepto. Sin embargo, el vehículo refrigerante tiene como ventaja en verano que sigue aportando frío cuando está parado.

La potencia frigorífica necesaria para el transporte en frío

La potencia frigorífica es la cifra más importante que se debe comprobar para no romper la cadena del frío. Ésta se mide en vatios y las empresas de mensajería en valencia no pueden decidir cuánta utilizan. Esta medida indica los vatios que el vehículo es capaz de dar al alimento, planta o medicamento mientras se transporta durante todo el trayecto. El cálculo de los vatios a aplicar se recoge en su propia legislación, el Acuerdo de Transporte de Perecederos (ATP).

Share Post